Home » montessori educacion » Montessori en la escuela pública SÍ es posible.

Montessori en la escuela pública SÍ es posible.

 

Montessori en la escuela pública SÍ es posible

La educacion montessori en la publica si es posible. Escuela Campoamor

La educacion montessori en la publica SÍ es posible. Colegio Clara Campoamor – Bormujos -Sevilla.

Desde hace varios años, se están acercando a nuestros cursos, cada vez más, maestras y maestros de la escuela pública de infantil y primaria. Lo mejor es cuando vienen en equipo, es decir del mismo colegio y ya con ganas de algún cambio en su rutina diaria.

Eso fue el caso hace algunos años de un grupo de maestras del colegio Clara Campoamor de Bormujos (Sevilla) que poco a poco iniciaron la aventura de incorporar Montessori en sus aulas.

Empezaron a dar vueltas a las estanterías, a buscar la manera de tener más espacio libre (quitando mesas), a rellenar los estantes de bandejas con cada una una propuesta de actividad con sentido…

Se atrevieron a dejar que los niños elijan lo que querian hacer durante una parte de la mañana, mostrándoles poco a poco como se utiliza cada material, como se manejan las cosas y en mismo tiempo, como desplazarse, como hablar y cuidarse a si-mismo y a cuidar a los demás.

Montessori en la publica SI es posible Colegio Clara Campoamor. Bormujos - Sevilla

Montessori en la publica SI es posible
Colegio Clara Campoamor. Bormujos – Sevilla

He tenido la oportunidad de visitar las aulas de Raquel y Carmen 2 veces durante el curso pasado y he podido observar a los niños trabajando en el aula o en el patio. He visto niños haciendo cosas con sus manos, concentrados, tranquilos… He sentido las maestras relajadas, confiadas y disponibles para quien las necesitaba.

Os dejo aquí un testimonio de Raquel contando como ha vivido este cambio y en que punto se encuentra ahora:

Testimonio de Raquel

Soy profesora de la escuela pública desde hace 17 años y en este tiempo he aprendido, he madurado y he sentido la necesidad de cambiar y mejorar mi propia práctica docente.
Conocí a Colette hace más de 4 años cuando decidí -junto a mis compañeras del colegio- formarme, empaparme de la filosofía de María Montessori. Fue un flechazo a primera vista que supuso el principio de un gran cambio en mi aula y en mi propia persona.
Desde entonces he continuado dicha formación tanto con Colette como con Esperanza y poco a poco la vida en la clase ha cambiado de manera radical. Los niños son los auténticos protagonistas en el proceso de enseñanza-aprendizaje y mi labor es acompañarlos en ese camino difícil pero a la vez maravilloso. En clase se respeta el ritmo individual de cada niño y se favorece la concentración, la calma y el respeto tanto a los compañeros como al material que utilizan. A través de este material, los niños pueden sentir, tocar, manipular y vivir unas experiencias que le sirven para construir su propio conocimiento.
He intentado que la clase tenga bastante espacio, sacando algunas mesas y sillas que no íbamos a utilizar, para que los niños puedan moverse libremente y tengan opción de trabajar tanto en mesas como en el suelo. Hemos traído plantas que cuidan los propios niños; hemos ido poco a poco dotando la clase de material Montessori con el que trabajan los alumnos, esto requiere por parte de la maestra un gran esfuerzo de observación y dedicación individualizada para poder atender las necesidades de cada niño en particular pero merece la pena sin duda alguna.
Los niños están felices, el ambiente de clase hace que te sientas como en casa y las ganas por aprender aumentan cada día. No dejan de sorprenderme los avances a nivel curricular que jamás había experimentado con niños de 3, 4 y 5 años.
En definitiva, mi experiencia es del todo positiva y animo a todos los maestros y maestras de la escuela pública que tengan inquietud por ofrecerle a sus alumnos otra realidad, que lo pongan en práctica, que se formen y que puedan disfrutar como lo hago yo cada día. Si quieres puedes conseguirlo.

 

Carmen me decía hace poco: «Lo que teniamos claro es que queriamos cambiar nuestra manera de trabajar con los niños.»  A continuación su testimonio:

 

Hacía mucho que veníamos trabajando sin libros de texto, trabajando por rincones, realizando proyectos, optando por materiales más manipulativos…sin embargo no acababa de estar contenta.
Seguía teniendo dudas, me planteaba muchas cosas, por qué debía yo dirigir mi clase y los niños y niñas atenderme calladitos como si yo tuviera la verdad absoluta, por qué era yo la encargada de decir lo que había que hacer en cada momento, por qué debían realizar todos la misma actividad.. .
Me puse a buscar y leer todo lo que llegaba a mis manos…hasta que un día descubrí la pedagogía Montessori y me daba respuestas a todos aquellos interrogantes.
Fue entonces cuando decidí formarme y realice los cursos de formación en filosofía Montessori con Colette y Esperanza.
De repente todo cambió. Recuerdo que el primer año tenía nivel de 5 años y empecé a introducir los primeros cambios y fue ya entonces cuando noté resultados que me hicieron decidirme. Esto era lo que yo quería hacer.
El siguiente año empezaba ciclo y ya «desmonté» la clase entera y me metí de lleno en está forma de trabajar y el resultado no pudo ser más maravilloso.
Los niños y niñas aprenden de forma diferente, están felices en el aula y yo también con ellos.
Se respira mucha más tranquilidad y respeto por las personas, los materiales y el ambiente.
Los chicos me demandan más y más materiales y trabajos, están muy motivados por todo lo que hacemos en la clase y yo, ahora sí, soy quien les guía en su proceso de aprendizaje y crecimiento personal. Ellos son los verdaderos protagonistas y yo me limito a acompañarlos y crear las condiciones para que esto se dé.
No tengo más que palabras de agradecimiento hacia Colette y Esperanza y sé que esto no ha hecho más que empezar, porque mi aula es un espacio de aprendizaje compartido en el que tanto mis chicos como yo estamos aprendiendo.

 

El mes pasado, a la demanda de otras 3 maestras del mismo colegio, fue a visitar 3 aulas de pequeños de 3 años que estan empezando. Las tres me dijeron que los niños responden muy bien  a este funcionamiento nuevo y que las dudas que tenían al empezar se va disipando poco a poco.

Os dejo aqui la carta que han escrito juntas sobre el proceso que estan viviendo:

 

Carta de 3 maestras de infantil de la escuela Clara Campoamor 

Somos 3 maestras del C.E.I.P. Clara Campoamor de Bormujos Sevilla, que actualmente,  estamos trabajando en el aula con la metodología Montessori.

Esta metodología, llegó a nosotras, a través de otras compañeras de nuestro cole, que previamente, ellas ya se habían formado y estaban trabajando de esta manera.

Conocer esta nueva forma de trabajar a través de ellas, nos produjo una serie de inquietudes y curiosidades por esta nueva forma de aprendizaje. Así, que muy ilusionadas, comenzamos nuestra formación hace varios años ya, y empezamos a ponerla en práctica poco a poco..

Algunos de estos cambios fueron introducidos el año pasado, cuando trabajábamos con niños/as de 5 años, junto con nuestra metodología tradicional de proyectos y rincones, con resultados muy satisfactorios, para ello, tuvimos que hacer unos cambios en nuestra organización espacio-temporal.

Esto nos ha motivado para introducir plenamente  en nuestras aulas, el mundo Montessori.

Este año, que hemos comenzado con una nueva promoción de alumnos en el nivel de 3 años, llevamos esta metodología, adaptada a las características de un aula de 3 años, de una escuela pública, con una ratio de 25 alumnos por clase.

Estas dudas e inquietudes que teníamos al principio, se han ido disipando al comprobar que los alumnos son capaces de adaptarse a esta nueva forma de aprendizaje y/o trabajo en el aula, siendo para ello, una forma extraordinaria de trabajar, ya que en todo momento, siguen su propio ritmo de aprendizaje.

Por último, queremos dejar constancia, que con nuestra nueva forma de trabajar, el clima o ambiente de la clase es notablemente muy relajado, muy favorable, ya que se respira mucha calma, tranquilidad y concentración en el trabajo diario.

Esperamos,  con estas breves palabras, animar a todo aquel/a, que esté interesado en probar nuevas formas de aprendizaje.

                                                           Firmado: Amelia , Reyes y Lola

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Whatsapp icon